La arañita Tricotona

(Érase una vez un hermoso cuento sobre una graciosa arañita que me regaló una amiga…)

«La arañita Tricotona es una tejedora de sueños. Con sus ocho patitas nunca para de trabajar. Le gusta hacer muchas cosas a la vez. Hace ganchillo, punto, cocina, lee… A veces escucha la radio, se despista y… Pam… se le salta un punto y le queda un agujero en el precioso tejido, lo que se convertirá en una pesadilla para cualquier niño o niña. Por eso cuando tengas un mal sueño y te despiertes asustado alguna mala noticia habrá escuchado, entonces grita: ¡Arañita Tricotona te has equivocado! Y ella con una rápida puntada tu sueño remendará y a dormir con tranquilidad volverás».

Arañita Tricotona

Buenas noches Rukitas y Rukitos de Colores…

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

 

Pensando en orugas, mariposas y arañas

niña2

En mi vida los cambios son representados metafóricamente  por insectos… Me explico. En estos últimos años me he transformado de oruga a mariposa, y de mariposa a araña.

Cuando se es mariposa y se poseen un par de alas maravillosas, tienes la libertad y la obligación de volar. ¡Debes volar!

Pero no siempre puedes estar volando. Hay que aterrizar. En ese momento te crecen raíces y te pones a tejer. Entonces te das cuenta que te has convertido en una hermosa araña.

Una de las arañas importantes de mi historia personal, es la conocida anciana Lalen Kuzé. Lalen Kuzé forma parte de la mitología del pueblo Mapuche. Esta leyenda cuenta que el espíritu de Lalen Kuzé, una anciana araña, se se hace presente en los sueños de las mujeres mapuches para enseñar los secretos del hilado y del tejido a telar.

Me gusta tener algún «Talismán» o «Rosa de los vientos», que cuando pierdo el rumbo, me dirija hacia el norte. Por ello, muchas veces busco el apoyo de Lalen Kuze, para encontrar el camino que me permite hilar y tejer una nueva imagen.