Tengo «pena»…

GatoGato

Hace algunos años visité a una anciana a la que estimaba mucho. Era mediodía y la habitación estaba muy soleada. Ella estaba llorando desconsoladamente. Yo le pregunté por qué se encontraba así, y ella me contestó con una frase que no he podido olvidar…

“Tengo pena, porque el gato me comió la cena”