El sueño de Pseudo

Pseudo era un hombre solitario. Le gustaba compartir su espacio vital con “Masomenos” su perrita, y con su ejercito de ideas de colores. Tenía una mente creativa. Mirando a su alrededor, había conseguido entender enigmas tan trascendentales, como la inexistencia evolutiva del perrofante.

Como con cada una de las cosas que daba por concluida, había realizado un hermoso boceto que había guardado dentro de la gran carpeta de los proyectos resueltos.

Pero había una cosa que le intranquilizaba… cuando por la noche observaba el cielo estrellado, pensaba sí era racionalmente posible, la existencia de vida inteligente del otro lado de la galaxia.

Soñaba muchas veces con ese misterio… esa incógnita cada vez lo obsesionaba más y más.

Pero una noche mientras dormía plácidamente en su salón, se despertó con la certeza de haber conseguido resolver esta cuestión.

Debía realizar una máquina que permitiese el transporte de un ser cualquiera hacia otra galaxia utilizando el principio del “agujero de gusano”.

Pseudo se levanto a toda prisa y empleando una lavadora automática en desuso, lo consiguió.

Para probar su nuevo invento, introdujo en el tambor de la máquina lavarropa un calcetín a rayas con el que cubría su pie izquierdo…

El Sueño de Pseudo

El calcetín con rayas, nunca regresó…

Pseudo, el científico

Erase una vez un científico cuyo nombre era Pseudo.

Una noche tuvo un sueño revelador…

Seudo el cientifico

 

Paciencia tendrás que tener, sí esta nueva parte de la investigación, deseas conocer. 😉