Día 32 – Costoso

Estimad@s Rukit@s aquí va el dibujo del día 32. ¿Día 32? Mmmm…

¿Recuerdan lo de mí dislexia puntual que me hizo ilustrar una palabra que no era? Por si no lo recuerdan, pueden navegar a través de este enlace al Dibujo del día 22, que allí lo explico con todos los detalles “habidos y por haber”.

Pero ahora, volviendo al tema que nos ocupa en esta oportunidad, lo primero que les quiero comentar, es qué lamento profundamente la demora en compartir con ustedes este dibujillo. Sé que algun@s lo estaban esperando.

En mi defensa solo puedo informar, que mi sesera y los pajaritos de colores que la gobiernan, han estado muy ocupados en variopintos proyectos de todas las índoles, incluso algunos humanos y otros de características divinas… Ufff…

Pero hoy nos toca la palabra “Expensive”. Y como en este caso estamos hablando de algo “muy costoso”, o al menos yo lo veo así, pienso: ¿existe en este mundo mundial algo más costoso que “El espíritu navideño”? 

El Espíritu navideño nos contagia esa alegría inconsciente y solidaria de qué el mundo se va a terminar y por ende tod@s tenemos que estar bien con tod@s para poder soportar el cambio.

Ser “güenas personas” es lo primero en esta época del año. 

Pero, ¿cómo podemos demostrar que existe paz y amor y que somos “güenas personas” para que se nos permita sobrevivir a esta vuelta solar y nos dejen acoplarnos a la siguiente?  

Es muy sencillo. Simplemente tenemos que consumir: regalos, amigos secretos (invisibles), lotería, cenas, comidas, fin de año a tope, mas cenas y más comidas, vacaciones, mas lotería, más regalos… Y así, como por arte de magia, obtenemos el pasaporte pa los 365 días siguientes. ¡Biennn! ¡Yupiiii!

Y si eres un infante, tampoco te libras del karma proyectado por este “pseudo espíritu”. Tienes obligación moral, social y espiritual, de agradar al Mr. Noel (Viejo Pascuero, Santa Claus, o Papá Noel) y a todos los que te lo soliciten, pa que el primero te traiga todos esos regalos o deseos que pudiste apuntar en esa secreta carta, qué de secreta, no tiene na…

Como infante tampoco tienes conocimiento del lenguaje maldito entregado a los mayores por el “espíritu navideño”, y que cualquier adulto puede pronunciar en tu contra, para recordarte que estas siendo vigilado, día y noche, y que tu futuro depende del informe positivo que entreguen de tu persona y de tu comportamiento, los “informantes” que envía el “Viejo Noel”. 

“Sí no te portas bien…”

Desagraciadamente esa sentencia tiene el poder de hacerte comprender a muy temprana edad, el por qué no recibiste algo importante de lo que solicitaste en tu meticulosa lista y demostrarte científicamente que el único responsable del suceso “eres tú”. 

Así no más son las cosas Rukit@s… Upsss…

Dia 32 – Expensive #Inktober

Jo, Jo, Jo, feliz semana de colorines colorados y gracias por acompañarme estos 32 días de “Inktober 2018″. Espero les haya gustado. Yo por mi parte me lo he pasado muy bien. 🙂

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

Sobre viajes y viajeros: Parte 4

Cuando Nayen y Lilen emprendieron el duro camino hacia la autosuficiencia, descubrieron que en la madre tierra se encontraban todas las energías necesarias que les podían ayudar a llevar a la práctica este sueño que las deslumbraba.

En los fértiles y abandonados campos, plantaron sus ilusiones y las regaron con las cristalinas aguas que bañaban a esa pequeña aldea. Obtuvieron así comida con la que pronto pudieron alimentar suculentamente sus emociones y las de todos los caminantes que por allí pasábamos.

Y poco a poco con trabajo y alegría, convirtieron una utopía, en una realidad…

La pastora y el queso

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

Sobre viajes y viajeros: Parte 3

Después de varios días de tranquilidad, ensueño y descanso, en este hermoso pueblo en la montaña, conocimos a Nayen y Lilén. Dulces y sencillas mujeres que habían elegido una vida diferente, alejadas del ajetreado mundo del consumismo. Ambas habían nacido en una gran urbe y no conocían otra forma de vida que no fuese esa. Pero un día cada una de ellas se dijo a sí misma: “Basta”

Juntaron las cosas que creían esenciales, y ambas emprendieron un hermoso camino de búsqueda personal. Partieron hacia estas hermosas montañas donde viven y disfrutan de su día a día buscando la autosuficiencia sin la dependencia del sistema capitalista que las rodea.

Lilen y Nayen dicen que ahora sí que son libres.

La pastora baja.jpg

Ruka de Colores by Vero Tapia ©