Día 8 – Estrella

¿Qué hacer en caso de lluvia de estrellas?

Lo mejor es sentarte y  disfrutar del momento en un lugar abierto, sin nubes y sin contaminación lumínica.

¿Qué hacer si la lluvia de estrellas se transforma en lluvia de meteoritos?

Según consejos de grandes especialistas en la materia, lo mejor es mantenerse de pie, frente a un acantilado o a una pared rocosa. Nunca jamas de los jamases, debes quedarte sentado ni tumbado en un campo abierto o en una llanura.

O sea, sí te pilla una lluvia de meteoritos, tranquilo, mirando el cielo y en un espacio abierto con buena visibilidad, pensando que es una lluvia de estrellas, estas perdido… Upsss… Busca un barranco y que le suerte te acompañe Rukit@… 

Día 8 – Star #Inktober

Saludicos de miércoles de colores. 😉

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

Día 2 – Tranquilo

Estimad@s Rukit@s de colores, como lo prometido es deuda, les adjunto la ilustración del segundo día de octubre.

Dia 2: Tranquil (tranquilo) #inktober

Cuando preparo un dibujo, habitualmente me imagino como me gustaría estar a mí, en esa situación. En este caso podría estar en la playa, sobre el agua, tomando el sol y descansando con el ruido del mar y el suave movimiento de las olas… Ufff… ¡Que maravilla!

Es que dibujar es para mi, como una forma de vivir en carne propia lo que estas dibujando. Solo necesitas imaginarte algo y aparece en tu vida. Lo plasmas en el papel y ¡Tatatachannnn! ¡Es genial! ¡Me encanta! Soy una enamorada de mi trabajo.

Les dejo el aroma salino y la tranquilidad de un instante mágico.

Saludicos de colores. 😉

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

Enamorados de la vida

Receta para que el día de los enamorados de la vida ❤

“Recoge una hoja de árbol que tenga una forma similar a la de tú corazón.

Cuando sople un poco de aire, tírala con mucha fuerza hacia arriba.

Ahora  puedes disfrutar de ese sutil y delicado momento”

Saludicos de colorines colorados 😉

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

GuardarGuardar

malabarista circense ochentero

Había una vez… un día muy importante de mi vida, en el que una linda amiga  me regaló una pequeña cajita que había hecho ella. Me dijo que servía para que yo guardase:  “mis deseos más anhelados, mis secretos más grandes y los momentos más apreciados de mi vida”.

Esa caja verde, roja y dorada, se ha transformado en una metáfora de lo que deseo conservar y de lo que no. Todas las vivencias que me producen emociones que quiero recordar, entran en mi corazón y se deslizan silenciosamente a este pequeño escondite. Allí duermen muy tranquilas acompañadas unas de otras.

Ella también me aconsejó que tuviese cuidado con lo que deseaba guardar. Consejo muy importante ya que, de vez en cuando, se puede colar algún destello fugaz que nos despierta a tod@s produciendo caos y confusión.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces esos apreciados momento cobran vida a través de la imaginación. El “Malabarista Circense Ochentero”, ha nacido de un instante muy feliz. 😉